Movilidad en el Camp de Tarragona: introducción

Casi un tercio de la población española vive en ciudades (o áreas metropolitanas) de tamaño medio, como es el Camp de Tarragona. Aunque nos parezca poco, esto es más que el 24% que vive en las áreas metropolitanas de Madrid o Barcelona. Pero son éstas últimas las que acaparan todas las portadas al respecto de la movilidad urbana. La activación del protocolo anticontaminación de Madrid en la última semana es un claro ejemplo de ello.

Pero las necesidades de transporte del Camp de Tarragona nada tienen que ver las de Barcelona. Pese a estar a escasos 100 km de distancia. Eso sí, de momento no tenemos que preocuparnos de si la matrícula de nuestro coche es par o impar.

¿Qué es el Camp de Tarragona?

Introducción

Años atrás, la vida de alguien que vivía en Cambrils poco tenía que ver con quien vivía en Vila-seca, pese a estar separadas por escasos 10 km. La gente solía trabajar, comprar, hacer vida social, y casarse en el mismo pueblo donde vivían. Como mucho se iba a “la capital” a hacer gestiones administrativas. Pero desde hace escasas décadas atrás hasta la actualidad, todo esto ha cambiado. Y es en gran parte gracias al desarrollo de los medios de transporte, en especial el vehículo privado.

Cada vez menos gente vive en el pueblo donde trabaja, y mucho menos limita las relaciones sociales a su lugar de residencia. Hemos ampliado nuestras fronteras y, con ello, el área donde desarrollamos nuestras vidas. Pero las Administraciones Públicas siguen organizándose con la realidad antigua.

Hoy en día, no nos sonaría extraño que alguien que viva en Vila-seca trabajase en El Morell. Y que cuando quiera ir de compras, se desplace a Reus o a Tarragona. O que salga a cenar con los amigos en Cambrils. Otra prueba de ello es a la hora de coger el AVE a Madrid. La estación no está ni en Reus ni en Tarragona, sino en La Secuita, un pequeño pueblo de 1600 habitantes.

¿Qué consideramos entonces como Camp de Tarragona?

Camp de Tarragona y sus núcleos de población
Camp de Tarragona y sus núcleos de población – Creado con Google My Maps

Una vez constatada la superación de los límites municipales, llega el momento de delimitar la nueva área de influencia. Lamentablemente, hasta la fecha ninguna Administración Pública ha delimitado oficialmente lo que denominamos el área metropolitana del Camp de Tarragona. Lo que sí han habido son reuniones entre los Alcaldes de Tarragona y Reus con tal de trabajar hacia un futuro área metropolitana, especialmente enfocada hacia asuntos de movilidad. Pero poco más.

Ante la ausencia de delimitación oficial, la voy a realizar yo mismo. Teniendo en cuenta que no soy geógrafo, puede que esta definición no sea la más correcta. Pero nos puede servir como referencia para analizar la problemática.

He considerado el Camp de Tarragona como la suma de municipios que se encuentran en un radio de 20km de Tarragona. Esto incluye poblaciones como Tarragona, Reus, Cambrils, Salou, Valls, Vilaseca, Torredembarra. Y así hasta más de 30 municipios, que suman una población de unas 450.000 personas. 

En resumen, el Camp de Tarragona es una gran ciudad de casi medio millón de habitantes con huecos en medio.

Movilidad en el Camp de Tarragona.

Gráfico sobre el uso de medios de transporte en el Camp de Tarragona. Elaboración propia.
Gráfico sobre el uso de medios de transporte en el Camp de Tarragona. Elaboración propia.

Según la Enquesta de Mobilitat Quotidiana de 2006, el vehículo privado es el medio de transporte más utilizado en el Camp de Tarragona. Y lo hacen así porque no hay alternativas de transporte público para desplazarse, según datos de la misma encuesta. Este fue el motivo que me llevó a redactar este artículo, y los datos me están confirmando mis sospechas previas.

Vehículo privado

A favor del vehículo privado también influye la existencia de una excelente red de carreteras gratuitas para desplazamientos internos en el área metropolitana. Disponemos de la autovía A-7 como eje de comunicación costero y su alternativa, la autopista AP-7 gratuita entre Torredembarra y Vila-seca. La autovía T-11 hace las funciones de eje Tarragona-Reus, mientras que la nueva autovía A-27 es el eje Tarragona-Valls. Por último, la autovía C-14 conecta Reus con Alcover. En resumen, 4 autovías y una autopista libre de peaje para desplazamientos internos.

Sin embargo, cuando nos disponemos a salir del área metropolitana del Camp de Tarragona, no existe alternativa gratuita de alta capacidad. En desplazamientos hacia Barcelona, las dos autopistas disponibles, AP-7 y C-32 son de pago, siendo la segunda la más cara de España. Hacia Lleida no existe alternativa de alta capacidad directa. La opción más rápida hasta que se finalice la A-27 es desplazarse hasta Montblanc por nacional, y allí coger la autopista AP-2. Otra vez toca pasar por caja. Y por último, desplazarse hacia las Terres de l’Ebre o hacia Valencia, únicamente puede hacerse pagando, por la autopista AP-7. Por lo tanto, Tarragona es la única capital de provincia que no está conectada por autovía con las provincias colindantes.

Otro argumento a favor es el coste de los aparcamientos, que se ha visto rebajado en los últimos años. En Reus los aparcamientos municipales tienen desde 2014 un coste máximo de 4 euros. Mientras que en Tarragona, el precio máximo se rebajó en septiembre de 2016 a 5,5 euros. Ambas medidas, por cierto, propuestas por el Partido Popular y aprobadas mientras gobernaban.

Ferrocarril de larga distancia

Tren Talgo en la Estación de Tren de Tarragona ciudad - © eldelinux
Tren Talgo en la Estación de Tren de Tarragona ciudad – © eldelinux

En larga distancia, el Camp de Tarragona está conectado con el AVE. Pero la estación no se encuentra ni en Tarragona ni en Reus, sino en La Secuita, literalmente en medio de ninguna parte. Y la ausencia de transporte público adecuado dificulta el acceso al servicio. Esto provoca situaciones absurdas, como que el precio del taxi pueda llegar a superar el del propio tren. Por poner un ejemplo, un taxi de la estación del AVE a Salou (25km según Google Maps) cuesta más de 40 euros.

La llegada del AVE a Tarragona en 2006, supuso reducir el viaje hasta Madrid hasta 2h y 30min. En cambio ahora ya no se puede coger el tren desde la ciudad, siendo necesario desplazarse a la nueva estación. También provocó el encarecimiento de los billetes, al eliminar las alternativas más baratas existentes. La estación de Tarragona continúa contando con los servicios de Euromed (a Barcelona y Alicante) y Talgo, pero previsiblemente desaparecerán en cuanto se inaugure el Corredor del Mediterráneo.

Ferrocarriles regionales y cercanías

Mapa de Rodalies de Tarragona - Generalitat de Catalunya
Mapa de Rodalies de Tarragona – Generalitat de Catalunya

En cuanto a servicios regionales, las localidades más importantes disponen de conexión con Barcelona. El problema radica en los habituales retrasos y averías. Unas averías que han puesto en pie de guerra a los usuarios del servicio. Incluso ha sido aprovechada por los separatistas como otro supuesto agravio con el resto de España (aunque el servicio es gestionado por la Generalitat de Catalunya). Desde luego, un problema que debe ser atajado con urgencia.

Desde 2014, el Camp de Tarragona vuelve a contar con un servicio de cercanías, con la puesta en marcha de las líneas RT1 y RT2, con hasta 55 frecuencias diarias. Se desconocen las estadísticas de uso del servicio.

Autobús

Entrada a la estación de autobuses de Tarragona © Karen Bryan
Entrada a la estación de autobuses de Tarragona © Karen Bryan

Las ciudades de Tarragona, Reus, y Valls son las únicas que disponen de un servicio de bus urbano. La de Tarragona es la línea más extensa, al dar servicio también a los barrios (Torreforta, Sant Salvador, Boscos, etc…) e incluso a un municipio independiente como La Canonja. El funcionamiento se presupone correcto, puesto que apenas hay quejas al respecto de dichos servicios.

El autobús interurbano es la gran asignatura pendiente. Aunque se están introduciendo mejoras, como los servicios exprés.cat. Éstos conectan las localidades más importantes (Tarragona-Reus, Tarragona-Valls, Tarragona-El Vendrell) en menos tiempo y con mejores vehículos que el servicio tradicional. Pero seguimos sufriendo frecuencias escasas, con excepción quizá de la línea Tarragona-Reus. Las localidades costeras, como La Pineda, Salou o Cambrils, tienen un servicio correcto durante la temporada estival. Pero cuando se van los turistas, el servicio de autobús queda reducido al mínimo.

Otro problema añadido es la dificultad de encontrar la información de una forma clara. La página web del operador posee un diseño desfasado y una navegación difícil, mientras que en la web de la ATM del Camp de Tarragona ni siquiera aparecen. Tampoco está la información de autobuses introducida en Google Maps, solo indica el ferrocarril como alternativa de transporte público.

El sistema se aqueja de estar sometido en exceso a los límites municipales. Por ejemplo, viajar de La Canonja a la Plaza Imperial Tarraco cuesta 27 minutos en autobús urbano, para un trayecto de 6,5 km. Sin embargo, ir de La Canonja a Vila-seca (5 km) cuesta más de una hora. ¿El motivo? Hay que ir a la Estación de Autobuses de Tarragona, y allí coger un bus interurbano a Vila-seca. Según Google Maps, es más rápido llegar andando que en autobús, lo cual nos deja una idea de lo absurdo del sistema.

Taxi

Taxi delante de la Estación de Ferrocarril © Té y kriptonita
Taxi delante de la Estación de Ferrocarril © Té y kriptonita

Tarragona es conocida por tener los taxis más caros de toda España.  Esto, sumado a que la mayoría de trayectos que se realizan son interurbanos, provoca que el Taxi sea considerado prácticamente como un lujo. Esta situación no beneficia ni a taxistas ni a consumidores, lo que hace necesario buscar una solución beneficiosa para ambas partes.

Conclusiones

Una vez analizados los distintos medios de transporte, se puede concluir que el uso mayoritario del vehículo privado se debe, principalmente, a la falta de alternativas adecuadas de transporte público. Dicho de otra manera, la oferta de transporte público no se adecua a la demanda de la población.

Soy consciente de que es un problema que no tiene una solución sencilla ni barata. Pese a ello, voy a argumentar en un posterior artículo posibles medidas a tomar para mejorar la movilidad en el Camp de Tarragona. Dejo abiertos los comentarios para que expongáis vuestras opiniones y propuestas.

Créditos de imagen: Jordiet , Google MyMaps , eldelinux , Generalitat de Catalunya , Karen Bryan , Té y kriptonita .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: